Planeta Tlalpan Núm. 82, agosto 2015

El museo se encuentra en la parte posterior del convento de Tepoztlán, en lo que fuera el granero, al ingresar en el museo, se observa un mapa de México donde se señalan las zonas de florecimiento de las culturas prehispánicas, permitiéndonos así ubicar el lugar de origen de las más de mil piezas arqueológicas exhibidas.

Olivia Martínez, presidenta Asociación Amigos del Museo Carlos Pellicer
Olivia Martínez, presidenta Asociación Amigos del Museo Carlos Pellicer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Asociación Civil Amigos de Tepoztlán se constituyó para salvaguardar este patrimonio donado por Carlos Pellicer  a la comunidad de Tepoztlán. La asociación quien se encarga del funcionamiento del museo es presidida por Olivia Martínez Rojas desde hace 8 años quien aclara que se trata de un museo comunitario que no depende de ningún nivel del gobierno, “quien lo vigila, lo cuida y mantiene en funcionamiento es nuestra asociación”.

Museo Carlos Pellicer, Tepoztlán
Museo Carlos Pellicer, Tepoztlán

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La colección que se presenta en el museo, dice Olivia, reúne “piezas de toda la República, por eso se considera como un museo nacional. Carlos Pellicer decía que era una joya de joyas”.

Destacan dentro de la colección piezas encontradas de la pirámide del Tepozteco las más importante son fragmentos de piedras labradas, del dios Ometochtli, que era el que se veneraba en Tepoztlán”. Así mismo “una familia teotihuacana en miniatura; uno de los dioses narigones de Veracruz; una diosa de la guerra; una carita sonriente que decimos que es la “Nefertiti veracruzana o la diosa de la tierra”, desataca Olivia Martínez.

Museo Carlos Pellicer, Tepoztlán
Museo Carlos Pellicer, Tepoztlán

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los aros de piedra de un juego de pelota-son también de Tepoztlán, así como los metates, del asentamiento humano de Tecuescontitla.

Museo Carlos Pellicer, Tepoztlán
Museo Carlos Pellicer, Tepoztlán

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este museo guarda celosamente un pedacito privilegiado de la historia de México, eran las piezas que más le gustaban a Pellicer, las que formaban parte de su colección privada y ahora gracias al museo que lleva su nombre están al alcance de todos.

Abierto todo el año de 10:00 a 18:00 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *