De actualidad, boletín de la CCA

25 de febrero de 2014

 

El uso controlado del fuego se reconoce como uno de los grandes logros del género humano. Hoy sabemos, sin embargo, que la combustión de desechos agrícolas, como tallos y cáscaras, y la quema de leña para calentar los hogares pueden tener graves consecuencias negativas para la salud de las familias, las comunidades e incluso para la atmósfera terrestre.

En diciembre de 2013, la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) publicó una serie de materiales de divulgación que explican en forma detallada los riesgos ambientales y para la salud asociados a la quema agrícola y de leña en el hogar, y que ofrecen opciones para su reducción. Si desea consultar estos materiales, haga clic aquí.

Algunos datos elocuentes

 

  • Cerca de tres mil millones de personas alrededor del mundo queman leña al interior de sus hogares, sea en fogones para cocinar o como medio de calefacción.
  • La quema agrícola y la combustión de madera producen emisiones de dioxinas, y éstas alcanzan niveles considerablemente más elevados cuando se trata de madera tratada o de desechos que contienen plaguicidas. Las dioxinas son sustancias contaminantes altamente tóxicas y cancerígenas.
  • El humo generado por la combustión de desechos agrícolas puede propiciar que las poblaciones aledañas se expongan de manera directa e intensa a contaminantes.
  • Se calcula que la quema de biomasa —leña, hojas, árboles y pastos o desechos agrícolas— da cuenta de 40 por ciento del dióxido de carbono y 32 por ciento del monóxido de carbono liberados al medio ambiente a escala mundial.

 

Entonces, ¿qué podemos cambiar?

  • Asegúrese de que la madera esté seca y no esté tratada (es decir, que sea “completamente natural”), y evite a toda costa quemar basura o plástico
  • Si quema leña adentro de su hogar, asegúrese de que haya una buena ventilación para permitir la salida de humo.
  • Antes de quemar desechos agrícolas, tómese el tiempo para investigar sobre otras formas más prácticas de aprovecharlos.
  • Existen —como podrá constatar al leer los materiales— numerosos programas de gobierno y herramientas de aprendizaje en línea disponibles en Canadá, Estados Unidos y México que ofrecen alternativas a la quema de leña y desechos. Los representantes de las dependencias locales o regionales responsables de la gestión ambiental pueden ser también buenas fuentes de información.

Leer: La quema de leña: fuente de dioxinas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *