Por: Christian Daza

En abandono, con basura, descompuestos y por ende sin utilizar, es como se encuentran los 10 ascensores que están ubicados en distintos puntos de Insurgentes sur en la zona de Tlalpan y que supuestamente serían para ayudar a personas de la tercera edad y discapacitados a subir los puentes peatonales y cruzar de un lado a otro de la avenida.

elevadores puentes

 

 

 

 

 

 

 

Fue hace 10 años cuando el primer puente con elevador entró en funcionamiento durante la administración de Eliseo Moyao. Éste fue el de Insurgentes casi con San Fernando, luego, se construyó el segundo en Periférico Sur, a la altura de Perisur.

 

Con la entrada en funcionamiento del Metrobus L1 se inauguró justo en donde se construyó el primer puente (Inbursa para cruzar a Villa Olímpica) un segundo paso elevado con ascensor (mismo que tampoco funciona, siendo así cuatro inservibles en el mismo lugar) para acceder a la estación Villa Olímpica. Otros dos elevadores más fueron puestos en funcionamiento para supuestamente ingresar a la estación Corregidora y otros dos en el cruce de Insurgentes a la altura del deportivo La Joya, terminal El Caminero, Metrobus L1. Ninguno funciona

elevadores puentes

 

 

 

 

 

Desde un principio el modo de trabajar de estos ascensores fue muy arcaico, pues para sólo permitir que ancianos y discapacitados usaran este sistema, se contrató a personas en sillas de ruedas, quienes contaban con la llave para abrir la puerta del elevador. Desgraciadamente no siempre se localizaba a estas personas, por lo que el destino de este sistema de cruce de calles estaba destinado al fracaso.

 

Desde aquellos años se supo que era la delegación de Tlalpan la encargada de la operación de elevadores, pues el propio Moyao dijo en su momento que cada puente tuvo un costo de 1 millón de pesos, sin embargo, la falta de mantenimiento es evidente y eso se constató al tratar de utilizarlos.

elevadores puentes

 

 

 

 

 

En el caso de la estación Corregidora, los elevadores tienen las puertas abiertas, evidentemente han sido utilizados como sanitario público. En el caso de Perisur, se han usado como bodegas de cubetas de los propios comerciantes de garnachas ubicados sobre Periférico. En el caso de Villa Olímpica las puertas están abiertas sin presentar muchos daños más que oxido, y en Caminero las puertas están cerradas.

 

Hace 10 años se dijo que el primer puente beneficiará a 90 mil personas que circulan en esta zona, sobre todo a discapacitados. Empero, parte de ese millón de pesos por cada puente está en la basura pues el paso elevado existe y sirve para cruzar, sin embargo, los elevadores y el servicio que prestarían quedó en el olvido.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *