REFORMA / Víctor Juárez, Ignacio Ramírez, Fernando Paniagua e Iván Sosa

Obras que se hacen simultáneamente en 4 de las 5 carreteras que conectan con el DF complican el ingreso y salida de automovilistas, lo que provoca retrasos de hasta 90 minutos.

Actualmente están en marcha la interconexión de la Autopista Urbana Sur con la México-Cuernavaca, la ampliación de los carriles en la México-Puebla, la construcción del tramo La Marquesa-Toluca y trabajos de mantenimiento en diversos puntos de la México-Querétaro.

De acuerdo con Capufe y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el aforo promedio diario de la México-Toluca es de 48 mil autos; hacia Puebla, de 37 mil; a Querétaro, de 65 mil, y rumbo a Cuernavaca, de 30 mil.

Hacia esta última ciudad, la obra de un viaducto elevado de 7 kilómetros –que prevén terminar en diciembre– obliga a cerrar el paso de vehículos durante las noches y estos son dirigidos hacia la carretera libre.

Los desvíos se hacen a partir de las 22:00 horas tanto en Viaducto-Tlalpan como en el poblado de Tres Marías, lo que provoca que en esos puntos los conductores queden atorados en el tráfico hasta 90 minutos.

En la México-Puebla, los trabajos –que concluirían en noviembre– consisten en la ampliación a 12 carriles de un tramo de 15 kilómetros de Iztapalapa al Municipio de Los Reyes, en el Edomex.

“Antes hacía una hora y cuarto de Chalco a Pantitlán, y ahora hago, a veces, más de dos horas (…) Son pérdidas”, lamenta Pablo Santos, conductor de una línea camionera.

En la México-Querétaro, hay seis zonas de obras de mantenimiento, ampliación y reconstrucción que realiza Capufe, lo que ocasiona tránsito lento y largas filas.

Juan Cerda Ochoa, delegado de Capufe, indicó que los trabajos estarán terminados en marzo del próximo año. Mientras tanto, los usuarios se quejan de las molestias que las obras provocan.

“Es prácticamente imposible avanzar, en viernes por la tarde sobre todo, a más de 40 kilómetros por hora, ya sea en la entrada al DF o en la entrada a Querétaro”, afirmó Alberto Romano, usuario frecuente de la vía.

En el poniente, Pinfra construye desde hace un año el tramo La Marquesa-Toluca, que se unirá a la carretera libre de Constituyentes a La Marquesa.

Según la SCT, las obras concluirán en junio de 2016.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *