La Delegación Tlalpan anunció ayer la restauración de la Casa Frissac, aunque todavía no tiene la autorización del INAH.

Reforma / Yanireth Israde

19 de marzo de 2015

 

Los detalles de la intervención en la barda perimetral -en riesgo de colapso- fueron presentados en conferencia de prensa por el arquitecto Fernando Sánchez Chávez, encargado de la restauración, y por funcionarios de la Delegación.

 

En la mesa no estaba ningún representante del INAH o del INBA, institutos responsables de la protección del inmueble diseñado por Antonio Rivas Mercado, el autor de la Columna de la Independencia.

 

Sin embargo, entre el público sí estaba el titular de Monumentos Históricos del INAH, Arturo Balandrano, quien elogió los esfuerzos de la Delegación para recuperar la casa, pero recordó que la propuesta no había sido autorizada por el Instituto.

 

El encargado del despacho en Tlalpan, Miguel Ángel Guerrero López, lo contradijo, pero hasta la noche de ayer no exhibió el permiso del INAH.

 

“La solicitud está en trámite”, confirmó Balandrano en entrevista con REFORMA.

 

Los problemas en la barda obedecen al empuje de la tierra sobre ella, cuestión que el restaurador propone resolver con una excavación que aligere el peso. Una de las observaciones del INAH es que se debe complementar la restauración de la barda con la construcción de un dren pluvial para que el agua no trasmine.

 

Objeta también los recubrimientos propuestos por el arquitecto restaurador para aplicar sobre el ladrillo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *