Reforma / Manuel Durán. P 1-6

Aumentan suicidios

El suicidio va en aumento en la Ciudad, y las autoridades capitalinas comienzan a ver el fenómeno no sólo como un asunto de salud pública, sino de impacto social.

En 2011 hubo 413 casos registrados; el año pasado 536, y al menos en la mitad de ellos las víctimas fueron menores de 30 años.

Carlos y Diana nunca se conocieron, pero tuvieron cosas en común, de 27 y 25 años, respectivamente, tenían carreras prometedoras en la venta de arte y la comunicación.

Sin embargo, recientemente se quitaron la vida colgándose en la soledad de su habitación. Los familiares nunca supieron con certeza las causas.

El aumento de estos casos y cuadros entre la población encendió focos de alerta en la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno capitalino, cuyas trabajadoras sociales reportan que durante sus recorridos por las comunidades cada vez más escuchan historias de intentos o actos consumados de muertes auto asistidas.

Ante los informes de las trabajadoras, la titular de la dependencia, Rosa Icela Rodríguez, pidió ayuda a la Red Mundial de Suicidiólogos, para lograr conformar un primer diagnóstico.

La misma Rodríguez se mostró sorprendida de que no existan registros certeros y que eso impida se conozcan de forma oficial los casos de este año.

“Estamos experimentando una problemática creciente que se debe atender también desde el punto de vista social, a nivel preventivo.

“Estamos viendo que en los menores de 30 años hay más incidencia, sobre todo con ahorcamiento”, explicó Rodríguez en entrevista.

Ángela Beatriz Martínez, representante en México de la Red Mundial de Suicidiólogos, confirmó que existe un repunte de casos en la Capital, aunque faltan registros certeros.

A pesar de ser una muerte violenta, comentó, hay silencio y una tendencia de las familias a ocultar los casos.

Ese tabú, explicó, impide trabajar más para combatir las causas que puedan ayudar a prevenirlo.

Para Martínez, el suicidio ya no se verse desde el punto de vista clínico o médico, sino también social.

Recordó que precisamente hoy, 10 de septiembre, es el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, impulsado por la Organización Mundial de la Salud, y cuyo lema para este año es: El Estigma, barrera en la prevención.

“Como el suicidio atraviesa todo un sistema de estigmas y tabúes, creencias negativas, a veces la familia oculta el hecho y eso hace que no se cuenten todos los casos.

“Además, los intentos de suicidio no se cuentan, por cada suicidio hay entre 10 y 25 intentos. Urge un sistema de información”, alertó la representante de la Red Mundial.

Debido a la complejidad del tema, la Secretaria de Desarrollo Social y la especialista consideraron que una primera acción, no médica, es diseñar talleres de capacitación para las trabajadoras sociales y el personal de la dependencia que trabaja en calle, y así y pueda identificar cuadros suicidas y los reporten de inmediato.

Apenas en mayo, el suicidio de tres agentes policiacos orilló a la Policía capitalina a preparar un centro de atención psicológica para detectar cuadros de depresión, con la opción de que también puedan acercar a sus familiares.

Otro foco rojo es al sur del DF, donde las estadísticas refieren que en un año los suicidios prácticamente se duplicaron en Milpa Alta y Tláhuac.

En 2011 Milpa Alta registró 12 casos, y el año pasado 23; mientras que Tláhuac pasó de 23 a 42 en el mismo periodo, de acuerdo con estadísticas de la Procuraduría de Justicia del DF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *