Josefina Mac Gregor / Suma Urbana

Ciudad de México, 29 de junio de 2014

 

El Jefe de Gobierno envió una iniciativa de ley a la ALDF para modificar la norma 26 de interés social por las normas 30 y 31 (que anexamos).  A la ALDF le urge aprobarlas en los siguientes días con la justificación de que la ciudad necesita una buena norma de interés social. 

 

Les compartimos un resumen no técnico sino más bien de sentido común del contenido de las normas y, si después de informarse, opinan como nosotros que hay que detenerlas apoyen este postura.  Lo pueden hacer mandando esta información a los medios de comunicación, contactando a los diputados del DF vía Twitter o Facebook o presentando escrito a los diputados y GDF por oficialía de partes.

 

Recordemos que el GDF ya avisó que el siguiente año se cobrará el predial a valor comercial y no catastral.  Con las modificaciones que están haciendo dirán que el valor del suelo de cientos de colonias se revalorizó y no dudemos que a pesar de haber tenido en los últimos 7 años incrementos de 500% en el impuesto predial que pagamos, veamos un aumento nuevamente de tres dígitos, o sea, de más del 100%.

 

La norma 30 permite la construcción de vivienda de interés social (precio de venta no mayor a 20 / 30 salarios mínimos generales anuales) en más de 600 colonias del DF como son Guadalupe Inn, Lomas de San Angel Inn, San Jerónimo, Campestre Coyoacán, Hipódromo Condesa, Nápoles, San José Insurgentes, etc.

 

En la mayoría de éstas colonias no está permitida la construcción de edificios y el precio de venta de los departamentos es muy superior al de interés social.  El resultado claro es que se generará un mercado negro en el que se aparente una venta o renta a precio de interés social, pero en realidad se haga a un valor mucho más cercano al de mercado.  Así los desarrolladores podrán construir edificios en lugares en los que las leyes actuales lo prohíben y donde ya la infraestructura está rebasada.  La lista de colonias afectadas se renovará cada mes de diciembre.  Esto se aplica en cualquier tipo de zonificación y está por encima de cualquier otra ley.  El beneficio claro será para el constructor y difícilmente podrá gozar de este tipo de vivienda el sector a quien va dirigido.

 

Se premiará al constructor que haga este tipo de vivienda permitiéndole construir el 20% del edificio de interés social con otro tipo de construcción que no sea de interés social, como departamentos de lujo.

 

En la parte baja de los edificios de interés social podrá haber comercios.

 

Los constructores gozarán de una gran lista de beneficios fiscales, pero para tener derecho a los mismos el constructor tiene que recibir una certificación.

 

Uno de los criterios más importantes para definir la altura de los edificios será el ancho de la calle, pero no el único ya que también pueden solicitarse más pisos y pagar los derechos correspondientes.

 

Las áreas libres serán mínimas y pueden compensarse con azoteas y muros verdes, mermando en forma importante las áreas verdes.

Las alturas y características de edificaciones en zonas de  monumentos históricos y patrimoniales serán ahora definidas por SEDUVI.

 

Los lugares de estacionamiento son opcionales, se pagan por separado,  y la ley sólo exige un lugar de estacionamiento por cada 5 departamentos e irá bajando cada vez a menos lugares exigidos.

 

Se permite aumentar el CUS (coeficiente de utilización del suelo) un 25% (más construcción con respecto al tamaño del predio).

 

La norma 31 de esta iniciativa es para que los desarrolladores puedan construir edificios de precio medio y alto en la misma lista de 600 colonias.  La propuesta de la norma 31 es absurda desde su origen.  En qué momento una norma de interés social como la 26 se convierte en una iniciativa de ley para interés medio y alto que desconoce todas las demás normas, abre la ciudad a los constructores y permite pagar al GDF derechos por densificar esta ciudad sin ningún orden, construyendo edificios de lujo donde el constructor quiera y SEDUVI le autorice, afectando inclusive a varios programas parciales.  Esto es en sí tan absurdo que cae por su propio peso.

 

Por supuesto que la ciudad requiere de una norma de interés social y de estímulos fiscales para este sector.  La norma existía con criterios claros de aplicación y en zonas bien definidas.  El problema es que se abusó de la misma instrumentándola en colonias en las que estaba prohibida, precisamente por razones del valor del suelo, en detrimento de quienes la necesitan realmente.  Reiteramos nuestro apoyo al hecho de que se retome la norma 26 anterior, fortaleciéndola y sancionando legalmente a funcionarios y desarrolladores que la utilizaron ilegalmente, que fue la propuesta ciudadana que se hizo de manera oficial en febrero del 2013. Esta iniciativa que presenta el gobierno para sustituirla con las normas 30 y 31 resultan en realidad una burla.

 

Extraña que no se haya expresado el sector académico.  El silencio de los colegios de arquitectos e ingenieros de la ciudad, en cualquier sentido, no tiene justificación ya que se trata de una iniciativa que pretende ignorar todas las leyes que rigen actualmente el desarrollo urbano del DF.  Debiera existir un pronunciamiento de estos sectores.

 

@SumaUrbana  #SalvaDF  Facebook / Suma Urbana

 

Si desean leer varios artículos de prensa publicados sobre este tema los invitamos a visitar la página Suma Urbana en Facebook.

 

Se adjunta el proyecto que manda SEDUVI con la aprobación del Jefe de Gobierno para eliminar la norma 26 y sustituirla por las normas 30 y 31, así como los anexos a los que hace referencia.  La lista de colonias que es el anexo 1 son, en otras palabras, las colonias en las que se pretende vender el suelo al mejor postor para abrirlo a edificios.

Última Versión Norma 30 (26) 28 ABRIL 2014

Normas 30 y 31 LISTA_COLONIAS_ANEXO 1

Normas 30 y 31 ANEXO 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *