Excélsior / Adrián Rueda. P 4

Capital Social, la estrella del DF

Luego de escuchar el Informe de Gobierno de Miguel Ángel Mancera, no cabe duda de que la estrella en su administración es el programa Capital Social, que bien administrado podría convertirse en su gran capital político. 

En nueve meses la aplicación de los programas sociales aglutinados en una acción coordinada por la Secretaría de Desarrollo Social, que encabeza Rosa ícela Rodríguez, se ha convertido en la niña de los ojos del jefe de Gobierno. 

Incluso debido al innegable éxito de Capital Social, el gobierno federal ha querido entrar al DF con su Cruzada Nacional Contra el Hambre, que no es otra cosa que una pantalla para iniciar una cruzada por los votos en la capital. 

Por eso, los delegados de Tlalpan, Álvaro Obregón, Iztapalapa y Gustavo A. Madero se opusieron inicialmente a que Rosario Robles, titular de Sedesol, pusiera un pie en sus demarcaciones; actualmente sólo la GAM le sigue impidiendo el paso. 

La razón por la que la delegada Nora Arias no ha dado su brazo a torcer es porque parece ser la única que entiende que lo que busca el gobierno federal es meterse a los padrones de beneficiarios para disputarle al PRD el botín político que representan esos grupos a la hora de votar. 

Prueba de ello es que la Sedesol, con todo y su jugoso presupuesto, no tiene la capacidad de brindar atención ni a 10% de los capitalinos que en la actualidad cubre la administración de Mancera a través del programa Capital Social. 

Es más, de hecho Rosario Robles no tiene dinero para el DF, sólo algunos programas federales que en términos generales se duplican con los de la dependencia que encabeza Rosa ícela Rodríguez, su par en la ciudad. 

Lo único que buscan Chayo y su equipo es armar un listado de beneficiarios para armarle al PRI un padrón alterno con miras a meterse primero en 2015, pero sobre todo para ir por la capital en 2018. 

Si se hace un simple análisis de las miserias que ofrece Robles a los capitalinos contra lo que está en posibilidades de proporcionar su ex colaboradora Rosa ícela, no hay comparación. 

Quizá por ello Sixto Hoyos, un ex policía metido a delegado de Sedesol en la capital, no ha podido encontrar la ruta para entrar en la GAM, donde ha recibido revés tras revés, al grado de que la Segob ha tenido que enviarle refuerzos. 

Sobre todo después de que precisamente la delegada Arias lo exhibiera durante una reunión de trabajo acusándolo de utilizar un doble discurso al asegurar que por culpa de los jefes delegacionales caería en subejercicio presupuestal, pero no pudo explicar de cuánto; al final quedó en evidencia que no hay dinero para el DF.

Fue necesario que el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, enviara un representante a GAM para destrabar el asunto y agendar una nueva cita, misma que la semana pasada se volvió a caer porque Hoyos siguió afiliando a beneficiarios en las zonas altas de la delegación, brincándose los acuerdos. 

Al gobierno federal le urge resolver las diferencias, pues anhelan iniciar el ataque contra el Capital Social de Mancera, a quien apretarán también con la reducción de recursos para la ciudad a través de la reforma hacendaria. 

La idea es que el GDF no tenga los suficientes recursos para mantener sus programas sociales y se vea obligado a recortarlos o a incrementar los impuestos; ambas acciones serían impopulares. 

A Mancera le quedaría el recurso de solicitar más deuda para mantener su Capital, pero ésta la tendría que aprobar la Cámara de Diputados, donde el PRD es minoría. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *