A un año de haberse iniciado construcción de pozos.

Por Christian Daza

30 de julio de 2015

 

Las fuertes lluvias de los últimos días han convertido, literalmente, la carretera Picacho-Ajusco en una laguna, ello debido al deficiente drenaje con que cuenta esta vía primaria. Por desgracia hace un año (agosto de 2014), Miguel Ángel Mancera dio fe de los trabajos que se realizaban en el punto para, de inicio, acabar con las anegaciones en el bajo puente de Periférico y Picacho-Ajusco, sin embargo, las obras continúan y las inundaciones se siguen presentando.

 

DSCN0094

La circulación vehicular se complica mucho por las noches en esta vialidad pues además de que es bien sabido que no cuenta con un drenaje, las pocas coladeras de la zona aparentemente no cuentan con matenimiento, por lo que se observan saturadas de basura, azolve y piedras, resultado del arrastre de desechos que ha generado la propia agua que se corre y se estanca durante los aguaceros.

 

Cuando el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera y el secretario de Medio Ambiente federal, Juan José Guerra Abud, acudieron al sitio a constatar los trabajos en el camellón ubicado frente al parque de diversiones Six Flags, se informó que ya no se presentarían inundaciones en la zona de Picacho y Periférico, ya que se construían cinco pozos de absorción y reciclaje que evitarían las anegaciones de hasta 70 centímetros de altura.

 

La idea era que los pozos interceptaran los caudales que bajan por la pendiente de la carretera y las colonias que rodean el parque de diversiones. No obstante, parece que las autoridades nunca pensaron en las inundaciones que metros y kilómetros arriba generaban esos mismos caudales, lo que se ha vuelto un dolor de cabeza para los automovilistas y para las mismas autoridades delegacionales que no se dan abasto en limpiar la carretera.

 

coladeras destapadas

Se suponía que con 9 millones de pesos del programa federal para obras hidráulicas locales Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento en Zonas Urbanas (Apazu), operado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), y por el GDF, las instalaciones comenzarían a operar en septiembre de 2014. Eso no ha ocurrido.

 

Los tanques que se construyeron se suman a seis desarrollados y en operación sobre Paseos del Pedregal, la cual se inundaba cada temporada de lluvia. Los filtros están compuestos de piedra de cuarzo que permite retirar tierra y basura del agua, y una vez en el subsuelo, el líquido pasa por filtros naturales y llega limpia al acuífero.

 

Lamentablemente, es 2015 y todavía siguen las inundaciones, ya no en la parte baja de Periférico y Picacho Ajusco, en donde se siguen realizando las obras, sin embargo metros arriba a la altura de colonias como Héroes de Padierna, Miguel Hidalgo y Cuchilla de Padierna, cada noche es un sufrimiento pues la carretera se inunda sin que haya alguna autoridad que ayude a que no se repita esta problemática de anegaciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *