Durante la época del Presidente Porfirio Díaz, el estilo que predomino en las construcciones de la ciudad fue un estilo muy europeo, digamos afrancesado, casi todos los edificios públicos eran de ese estilo y algunas construcciones de servicios como la Casa de Bombas de la colonia Condesa, que era una belleza de construcción, no era la excepción.

En esta Casa de Bombas, se recibían en sus depósitos los caudales de agua que provenían desde Xochimilco y desde ahí se distribuían a través de tuberías con bombas para controlar el flujo del líquido, de ahí su nombre, esta construcción estuvo en la calle Juan Acatlán, hoy Alfonso Reyes esquina con av. Patriotismo hasta el año 1976 (imagen del lado izquierdo), año en que se decidió quitarla y construir en ese terreno un edificio para la Secretaria de Comercio.

Al retirar las canteras que formaban la Casa de Bombas de la Condesa, se tuvo el cuidado de numerar todas y cada una de las piezas y documentarlas en planos pero, no se tuvo el mismo cuidado de depositarlas ordenadamente, solo se fueron tirando en lo más alto del cerro en el Bosque de Tlalpan a un lado del camino que llega hasta la cumbre de un cerro y ahí creo que todavía permanecen muchas de las canteras, muchas otras han desaparecido o se han destruido por el tiempo o por los paseantes.

En el año de 1986, el delegado político en Tlalpan, David Ramos Galindo, pidió una opinión de que se podía hacer con esas piedras numeradas, primero se investigó que como estaban marcadas seguramente existían planos o con la misma gente de Parques de la Delegación podrían informar desde cuándo o quien las había llevado, fue ahí en donde se conoció la clase de edificio que era y su importancia, afortunadamente se obtuvieron los planos de la reubicación con el número y localización de cada pieza y también se logró contactar al responsable de ese trabajo, por lo que se dio la tarea de empezar la búsqueda de cada una de las piezas, conformándose un equipo de trabajo encabezado por la arq. Juana Paz Gutiérrez Fishman, chilena ella que estudio en la Habana y que estuvo a cargo de restauración de algunos de los edificios del Centro Histórico de la Habana, como se casó con un mexicano emigro a este país y esta fue su primera oportunidad de trabajo, su campo de especialización. Una vez reclasificadas las canteras el proyecto fue realizado por el Arq. Pedro Ramírez Vázquez.

Este edificio que logró renacer, en parte, una vez encontradas y reclasificadas las canteras, se solicitó al arq. Pedro Ramírez Vázquez que con base en el anteproyecto realizado en la Jefatura de Proyectos de la Delegación, realizara una propuesta para la utilización de esas canteras.

El resultado fue la actual Casa de Cultura de la Delegación Tlalpan, el proyecto solo contemplo utilizar la fachada principal de la Casa de Bombas, de la cual no se pudieron encontrar algunas piezas originales, una de ellas la más importante de la fachada, fue la cantera clave del arco principal que se sustituyó con una clave de concreto, es digna de admirarse la restauración lograda. La parte posterior de la Casa de Cultura se construyó de concreto y cristal.

 

No hay comentarios

  1. Buena investigación. Felicidades y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *