Un recorrido de cinco minutos se  triplica a 15 cuando las obras de construcción del segundo piso de la autopista Cuernavaca-México reducen los carriles de dos a uno y las maquinas, confitambos , y materiales  de construcción dificultan más el transitar durante el domingo por la zona en el tramo que comprende de la caseta al monumento a  El Caminero, en dirección a la Ciudad de México.

En recorrido por la zona se confirmó como la obra va de la caseta hacia la incorporación a Viaducto Tlalpan, pues en un primer tramo ya están las columnas y “ballenas” colocadas dando forma así al puente vehicular que será de paga para sus usuarios.

Metros más abajo se observan sólo las columnas y materiales, así como grúas, trascabos y personal que labora tranquilamente durante el día, ya que el mayor impacto de las obras se efectúa por las noches.

A la altura del Colegio Militar de San Pedro Mártir, es en donde se registra la mayor carga vehicular, a veces a vuelta de rueda y otras veces alto total debido a la reducción de los carriles en dirección a la capital.

Más abajo, ya casi al llegar a El Caminero, en donde está la bifurcación hacía Insurgentes Sur y Viaducto Tlalpan, se observa que todavía hay muy poco trabajo realizado, pero ya los carriles de ida y venida se encuentran afectados porque ya hay reducción de carriles y se ha comenzado a botar el pavimento para la colocación de la maquinaria pesada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *