La Jornada / Carlos Paul. P 5

Eduardo Contreras pone en duda la autenticidad de los restos de Neruda

De acuerdo con Eduardo Contreras, abogado querellante en el juicio para el esclarecimiento de la muerte de Pablo Neruda, la prueba de ADN no se ha practicado al cuerpo que fue exhumado el pasado abril y que se asume es del poeta chileno. 

Contreras, quien se encuentra en el país para participar en las jornadas en homenaje a Pablo Neruda, señaló: “Nosotros estamos examinando el cuerpo supuesto de Neruda, porque rompiendo con los protocolos internacionales, hasta este momento no se le ha hecho el examen de ADN a los restos. 

“Eso sería un hecho muy grave contra el Servicio Médico Legal chileno, porque nosotros solicitamos, como primera diligencia, la exhumación y la prueba de ADN. 

“La exhumación fue el pasado abril, pero no se hizo inmediatamente el examen de ADN. Eso está en proceso. Mientras tanto, van a empezar a llegar resultados de las muestras óseas que ya se han enviado al extranjero. La cuestión es que han llevado muy mal el proceso”, dijo el abogado. 

“Recién la semana pasada, al único sobrino vivo de Neruda se le tomaron muestras de ADN, esas muestras apenas se van a enviar al extranjero y tardarán meses en volver. Quizás para noviembre”. 

Contradicciones grotescas

En estos momentos, abundó Contreras, “muestras del tejido óseo del Pablo Neruda, se encuentran en los laboratorios de la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos, así como en la Universidad de Murcia, de Andalucía, España, con el fin de buscar restos toxicológicos que ofrezcan indicios de que el poeta chileno fue asesinado, con una inyección de algún tóxico en el estómago.

Los resultados se tendrán a finales de septiembre o principios de octubre. 

“También hemos solicitado sean enviadas otras muestras a laboratorios de Suiza y Austria, porque tenemos algunas dudas y además se busca no sólo material toxicológico, sino también análisis bacterianos, otras posibilidades de venenos. 

“Con todo -sostuvo el abogado- podemos asegurar que Neruda sí fue asesinado. Aunque no fuera su cuerpo, el conjunto de hechos ofrece evidencias de que el poeta, antes de su muerte, a pesar de ser víctima de cáncer, estaba en condiciones normales y las contradicciones de su muerte son demasiado grotescas. Quien lea el expediente llegará a la conclusión: Pablo Neruda fue asesinado. 

Las evidencias sobran”. 

Como parte de las jomadas en homenaje a Pablo Neruda y con motivo de los 40 años del fallecimiento del presidente Salvador Allende, organizadas por el Centro Cultural El Juglar, ayer se llevó a cabo una serie de actividades en la Antigua Escuela de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México. 

Basada en el libro de memorias Confieso que he vivido, escrito por Neruda, se presentó el monólogo Yo, Neruda, escrito y dirigido por Xavier Robles, con el actor José Carlos Rodríguez. 

Por otra parte, según la promotora cultural Maricruz Jiménez, la Brigada Ramona Parra, creada en 1968 e integrada por muralistas chilenos, está en proceso de realizar tres murales en la delegación Tlalpan y Coyoacán, así como en Ciudad Nezahualcóyotl. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *