Salvador Padilla Aguilar / Consejo de la Crónica de Tlalpan

 

El 29 de octubre del año 1900 llegó a la estación de Tlalpan el primer tranvía eléctrico que sustituyó definitivamente a la máquina de vapor. En 1908, se estableció el servicio de trenes “rápidos”. Su rapidez se debía a que realizaban escasas paradas en el trayecto de México a Tlalpan y tenían prioridad de paso a lo largo de su recorrido. Su eficiencia permitía que incluso personajes del gobierno, utilizaran con frecuencia ese tipo de servicio.

El tranvía que llegaba a Tlalpan era, en los treinta y los cuarenta, un tren con dos vagones: uno de primera y otro de segunda. El de primera era cerrado y tenía unos elegantes asientos de bejuco o ratán en estado impecable. El de segunda, menos cuidado, estaba dotado de asientos de madera. En la década de 1930 había una extensión del tranvía que llegaba a Peña Pobre: era el tren de mulitas, conducido por un popular personaje de apellido Navarrete. Circulaba por la actual avenida San Fernando, que entonces era un estrecho callejoncito. En algún momento de la siguiente década, el de mulitas se convirtió en leyenda a ser sustituido por un ramal del tranvía eléctrico que entraba hasta los patios de la fábrica de papel de Peña Pobre. Había también un tranvía de carga, la “Góndola”, que penetraba hasta dichos patios transportando insumos y maquinaria para la fabricación de papel.

Desde el año 1900 hasta 1969, los tranvías fueron uno de los principales medios de transporte de Tlalpan. Sustituido por el Sistema de Transporte Colectivo (Metro), dejó de funcionar en 1969. La línea de autobuses México-Tlalpan que, con el tranvía había compartido la función de transporte a dicha población, desapareció el 1 de septiembre de 1982, expropiado para dar lugar a la Ruta 100 del Departamento de Distrito Federal.

 

Foto: Este es un tranvía marca Brill de la serie 600, que formó parte de un lote de 50 carros que fueron importados entre 1924 y 1927. La foto debe corresponder al derecho de vía sobre la calzada de Tlalpan en los años 50 del siglo pasado. Fuente: http://www.mexicomaxico.org/Tranvias/TRANVIAS.htm

Terminal del tren. El arquitecto Luis Ortiz Macedo proporciona el siguiente dato. Su abuelo materno, don Pablo Macedo, donó en 1901 un terreno ubicado en la esquina de San Fernando y calle Real para la construcción de la terminal del tren eléctrico. Operó como terminal hasta la década de 1970. Actualmente el edificio es ocupado por oficinas de la delegación Tlalpan. Su uso previo, hasta el año 2006, fue el de la Biblioteca Luis Cabrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *