La Jornada / Bertha Teresa Ramírez / Ángel Bolaños. P 33

En materia de drogas importa la persona, no el mercado: Granados

Tomar distancia del prohibicionismo, pero también de la liberalización indiscriminada de las drogas; salvaguardar a niños, adolescentes y grupos vulnerables y garantizar el respeto a los derechos humanos y la salud pública son algunos de los aspectos que tendrán que tomarse en cuenta en la confección de una agenda legislativa en la materia, “siempre de la mano del jefe de Gobierno”, afirmó Manuel Granados, presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Al presentar las conclusiones del foro Políticas públicas en materia de drogas para la ciudad de México, que se desarrolló durante tres días en el Palacio de Minería, el legislador aseveró que fueron los temas constantes en las exposiciones de los especialistas nacionales e internacionales.

Agregó que otras las líneas que deben seguirse es la prevención, la cual debe privilegiarse en la toma de decisiones, y fortalecer la educación como el espacio por excelencia para lograr ese propósito con información veraz, exenta de tabúes y desideologizada.

Afirmó que particular importancia tiene “el control del riesgo y el daño ocasionado por las drogas como elementos sustantivos para la confección de las políticas públicas, y en esta misma lógica se confirmó que es la persona y no necesariamente el mercado la que demanda nuestra atención primordial”.

En su mensaje afirmó también que no se descuidará el tema de las drogas lícitas, como el tabaco y el alcohol, que en el foro se mencionaron como el problema más grave de adicciones en la ciudad, por encima de las drogas ilícitas. Entre ellos Antonio Mazzitelli, representante de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México, quien consideró por ello que “hablar de legalización no tiene ningún sentido, no es relevante para el ciudadano del DF”.

En el tercer día de trabajos, los ponentes difirieron también sobre la viabilidad de instalar Cortes de drogas en la ciudad, siguiendo los ejemplos de Estados Unidos y Colombia, para sustituir las penas privativas de la libertad por tratamiento a adictos.

Al respecto, el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal informó que en enero de 2015 entrarán en funciones los juzgados de tratamiento para adicciones en la ciudad, lo que coincide con la figura de las Cortes de drogas.

En tanto, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal se manifestó en contra, tras advertir que estigmatiza al consumidor, (ya que) solamente desplaza de un ámbito penal a otro de tipo terapéutico y el tratamiento no es voluntario, sino impuesto, lo cual puede constituir “un esquema de criminalización”.

En la clausura del foro, el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, señaló que el gobierno federal impulsa junto con los estados la creación de tribunales de tratamiento de adicciones para evitar que las personas que delinquen bajo el influjo de drogas vayan a la cárcel y sean rehabilitados.

Advirtió que la cárcel “profundiza su adicción” y dichos tribunales fortalecen los mecanismos para trabajar con los adictos en un esquema de prevención.

El funcionario federal consideró positivo que en el Distrito Federal la Asamblea Legislativa empezara el debate sobre este tema, porque el uso de drogas está a discusión prácticamente en todo el mundo, sean países pobres o ricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *