Vehículos fueron decomisados durante un operativo en el predio de Tlalpan

El Universal / David Fuentes

13 de marzo de 2015

 

Toribio Guzmán, propietario de la gasera clandestina que el pasado miércoles fue clausurada definitivamente por el gobierno capitalino, “repartía y se ganaba” la confianza y el respaldo de los habitantes de los pueblos ubicados en la delegación Tlalpan regalando pantallas planas, hornos de microondas y frigoríficos a quienes ahora aseguran, en redes sociales, que harán hasta lo imposible para que la gasera siga operando normalmente.

 

Según documentos a los que EL UNIVERSAL tuvo acceso, en el operativo en la gasera clandestina, ubicada en la colonia San Andrés Totoltepec, delegación Tlalpan, fueron detenidos dos empleados del lugar y el conductor de un microbús que cargaba combustible en ese momento.

 

También se decomisaron pipas, cilindros de gas y camionetas, entre las que destacan tres asignadas por el Gobierno del DF a la delegación Tlalpan, que contenían los electrodomésticos, entre otros, 100 pantallas planas de 40 pulgadas, cuatro frigoríficos y más de 100 hornos de microondas.

 

Estos productos, según los detenidos, los repartía el propietario del negocio, Toribio Guzmán, para ganar adeptos y votos para el PRD.

 

Derivado del aseguramiento de los electrodomésticos y un tractor también con nomenclaturas de la delegación Tlalpan se inició la carpeta de investigación Fn/TLP-3/T-l/ 463-3/15-03, por denuncia de hechos en la Procuraduría capitalina, mientras los artículos asegurados fueron trasladados al Recinto Fiscal de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Finanzas local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *