Reforma / Iván Sosa. P 1-6

Inicia en Ajusco reforestación

En el paraje del Ajusco Zorros Solidaridad, donde se pretendía urbanizar una colonia irregular, este viernes comenzará la reforestación sobre la superficie que había comenzado a ser invadida por casas de concreto y ladrillo.

Todas las edificaciones irregulares terminaron de ser demolidas, incluida la residencia de tres niveles erigida por una de las lideresas, Emedelia Sánchez, que, de manera fraudulenta, vendía predios en el suelo de conservación de este parque nacional.

“Ahora vamos con la reforestación, para restaurar algo del daño ambiental hecho con la construcción de casas, iniciamos hace unos días con la apertura de las cepas, donde se sembraran las plantas y los árboles que este viernes empezaremos a sembrar”, comento Raúl González, jefe de una de las cuadrillas de la Comisión de Recursos Naturales.

Provenientes del Vivero de San Luis Tlaxiatemalco, las plantas y arbustos que repondrán llegarán este día resguardadas con un plástico contenedor de las raíces, el cual será separado para depositar las especies en las cepas, en donde se crecerán alimentados por la lluvia “Aquí se va a reforestar con árboles de encino, ocote y madroño, con mucha variedad de plantas, para recuperar los árboles que derribaron y la parte quemada en el incendio forestal de abril”, indicó el brigadista Israel López.

Al interior del kilómetro 8.5 de la carretera Picacho-Ajusco, con intención de ampliar la colonia Solidaridad en superficie cubierta de árboles y en plena montaña, desde hace dos años, compradores de predios de 200 a 300 metros cuadrados, construyeron casas, precarias algunas, de cartón y madera, y otras con estructuras de concreto y varilla.

El 14 y 21 de mayo, con operativos respaldados cada uno con 2 mil 500 policías y vigilancia de helicópteros, 500 trabajadores emprendieron el desalojo de más de 600 casas.

La labor de demolición concluyó hace una semana, con el levantamiento de la plataforma de los pisos de varios inmuebles y con el retiro del escombro trasladado por camiones de volteo a una planta recicladora en Iztapalapa.

Durante tres meses, las brigadas de trabajadores de la Corena distribuidas en el predio se ocuparon de desarmar, además de las edificaciones, una red de abastecimiento eléctrico que, con aval de la delegación Tlalpan, había instalado, con postes y cableado, la Comisión Federal de Electricidad.

El vecino Jorge Teherán, ubicado en el límite de la colonia Solidaridad, confió en que después de todo el trabajo de rescate de la naturaleza, habrá un seguimiento para evitar más invasiones.

“Espero que la autoridad siga presente, porque si no, el bosque se volverá a destruir”, apuntó Teherán.

Para erigir su casa, la líder Emedelia Sánchez desgajó el talud de un monte, por lo que los especialistas de Medio Ambiente diseñaron una obra para que la lluvia deslave la parte superior de la montaña y se restablezca el área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *