24 Horas / Juan Luis Ramos. P 12

Inundación, por fallas en drenaje local

Las inundaciones del viernes pasado en la zona oriente de la Ciudad de México se debieron principalmente a la incapacidad del drenaje local de trasvasar agua residual al Sistema Metropolitano de Agua y Saneamiento (SAS), confirmó el director general del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México, Fernando González Canez.

El funcionario del organismo dependiente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) indicó que la inundación pudo ser peor.

“Gracias a que el Túnel Emisor Oriente (TEO), el Canal de la Compañía y el Túnel Interceptor de los Remedios, que conforman el Sistema Metropolitano de Agua y Saneamiento, funcionaron a su capacidad total, la inundación duró sólo unas horas, si no hubiera durado hasta una semana”.

Con una lluvia como la del viernes pasado, la zona oriente del Valle de México pudo quedar inundada durante al menos una semana, y no por unas cuantas horas, como aconteció.

Derivado de los escurrimientos de las lluvias atípicas del 5 y 6 de septiembre, la infraestructura hidráulica federal en la zona metropolitana del Valle de México trabajó de manera inmediata para regular y controlar los grandes volúmenes de precipitación registrados.

De acuerdo con el funcionario, durante las horas más críticas de la tormenta del viernes la cantidad de agua superó la capacidad del drenaje, situación que se agravó por el problema de la basura y provocó que el nivel del agua alcanzara hasta 1.70 metros en la zona de Iztapalapa y su frontera con el Estado de México.

Según reportes oficiales, las precipitaciones más intensas se registraron en dicha demarcación, a la altura de Cárcel de Mujeres, con más de 86 litros por metro cuadrado por segundo (equivalentes a más de cuatro garrafones de agua), lo que causó un máximo histórico.

Sin embargo, el director del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Juan Manuel Caballero, destacó que se trató de la máxima precipitación registrada pero sólo para esa zona, ya que ha habido lluvias mucho más fuertes en otros sitios del DF: “Por ejemplo, en Álvaro Obregón tenemos un máximo histórico de 185 litros, en Milpa Alta hasta 151 en 24 horas y en Tlalpan o Xochimilco 162 en un solo día”.

Aunado a esto, González Canez refirió en entrevista que prácticamente toda la semana estuvo lloviendo de manera muy intensa, lo que derivó en que se agravara la situación que afectó a más de tres mil viviendas.

“Mientras que en Iztapalapa se focalizó una fuerte precipitación durante unas horas, en zonas como Nezahualcóyotl basta que llueva tres días seguidos para que el sistema de drenaje colapse, que fue lo que pasó, porque la capacidad del drenaje del municipio para entregar agua al Sistema Metropolitano es mucho menor, además de que los hundimientos de la ciudad han afectado mucho a la zona, por ello es que hasta este domingo todavía había en esa parte colonias bajo el agua”, aclaró.

En repetidas ocasiones el director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, Ramón Aguirre, ha señalado las deficiencias del sistema hídrico de la capital, por lo que era necesario invertir alrededor de siete mil millones de pesos al año en esta materia (el doble del presupuesto actual) para garantizar que el drenaje profundo esté en condiciones de desalojar toda el agua de lluvia y, con ello, evitar encharcamientos e inundaciones.

Hace unos días, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, anunció una inversión cercana a los 200 millones de pesos para la construcción de obras hidráulicas que, entre otros beneficios, disminuirán los riesgos de inundación en las delegaciones Iztapalapa, Tláhuac, Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza y Xochimilco.

LLUVIA ATÍPICA

El término, utilizado cada vez con mayor frecuencia, se refiere a una precipitación fuera de las condiciones normales, es decir, que sobrepase los registros de los valores máximos históricos en diversos periodos de tiempo, explicó el director del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Juan Manuel Caballero.

En el caso de Iztapalapa, el SMN tenía como registro máximo 84 milímetros de lluvia (litros por segundo) y el viernes cayeron 87 milímetros.

Estas condiciones se pueden dar debido a distintas circunstancias, como la entrada de un ciclón, una tormenta tropical o un frente frío que, asociado con la humedad de cierta región, genere lluvia extrema que, en el caso del pasado 6 de septiembre, coincidió con la entrada de la Onda Tropical Número 18, por el Golfo de México, y la tormenta tropical Lorena, frente a las costas de Baja California Sur.

“Que un fenómeno como el del viernes se repita o se rebase en la ciudad de México es muy difícil de pronosticar, así como la delegación donde podrían caer las precipitaciones”, agregó Caballero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *