Carta enviada al periódico “Reforma” por Alberto Rocha Arriata, vecino de Ajusco.

Favelas en el Ajusco

El Ajusco es tierra sin ley, desde la carretera que sale de Picacho se ven casuchas construidas sobre zonas de conservación, ante la complacencia de las autoridades. Talleres, bodegas y expendios de cerveza es lo que abunda donde antes había árboles. Taxis piratas, robo de cableado, grafitis, diablitos, narcomenudeo y comercios sin licencia son algunos de los síntomas de una región a la que estamos matando para convertirla en una favela o algo peor.

Alguien debería poner orden ya.

Reforma, página 12. Foto: M. Mazari. Sábado, 20 de abril de 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *