José Toriello Guerra

Don José Toriello Guerra (1814-1891)  fue un empresario e inversionista con gran sentido social. Llegó a la América a los diez años de edad, reclamado por sus tíos y procedente de Llanes, un pequeño puerto de la húmeda y montañosa Asturias peninsular. La familia Toriello prosperó, asentada en una hacienda del estado de Morelos. Después de demostrar ser un trabajador responsable y honrado, a los 30 años contrajo nupcias con Doña Soledad Vallarino, dueña de la Hacienda de San Antonio Coapa, parte de las ahora delegaciones de Tlalpan, Tepepan y Xochimilco.

La patrona de Asturias es la Virgen de la Covandonga, y para ella Don José ofrecía una gran fiesta todos los 8 de septiembre, era una fiesta tan grande, divertida y vistosa, que cada año venía gente desde la Ciudad de México, lejana en aquel entonces y también de las  zonas aledañas. El éxito de la fiesta fue tal, que se creó una junta de notables para su administración, de la cual Don José fue el tesorero mucho años y posteriormente el presidente. El dinero recaudado durante la fiesta se utilizó para fundar la Beneficiencia Española.

Las Beneficencias Españolas en México comenzaron a funcionar en Tampico en el año de 1840 impulsadas por el primer Cónsul de España: Francisco Petro y Neto. Estas instituciones de ayuda entre españoles ofrecían servicios médicos y financieros, fueron prosperando en varias ciudades del país, el Sanatorio Español, en la Av. Ejército Nacional del Distrito Federal es la versión moderna de estas instituciones, y hoy en día está a la vanguardia de la investigación y la práctica médica, pues todos sus dividendos los reinvierte en sus instalaciones y personal. Existen similares instituciones en Pachuca, Torreón, Veracruz y Puebla.

En 1862 encabezó al grupo que fundó el Casino Español de México, del que fue presidente ese mismo año y en otras tres ocasiones. Ocupó los puestos de Vocal y Accionista de la Junta Directiva de la Compañía del Ferrocarril de Morelos y en el Banco Mercantil Mexicano.

Con el objetivo central de incrementar las relaciones comerciales entre México y España, fundó y fue el primer presidente de la Cámara Española de Comercio (1889) y del Panteón Español (1876). Tras su muerte, en 1891, sus herederos decidieron fraccionar una sección de la Hacienda de Coapa, para fundar la colonia que llevaría el nombre de Don José.

Fuente: Mapoteca Manuel Orozco y Berra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *