No se irán de explanada sin un acuerdo de reordenamiento y pago de permisos transparente, afirma la dirigente María García Grimaldo 

Renato Consuegra / DIFUNET

Ciudad de México, 28 octubre 2013

Los comerciantes de la Asociación Civil La Esperanza de inmediato resintieron esta mañana la respuesta de la Jefa Delegacional en Tlalpan, Maricela Contreras, a las imputaciones por extorsión realizadas ayer por su dirigente María García Grimaldo, al ser amenazados con que ya no les serán renovados los permisos semestrales para vender en vía pública, mientras ellos sostienen que no se quitarán de la explanada delegacional sin un acuerdo transparente.

Incluso, también por la mañana a los comerciantes que se encuentran en la estación del Metrobús El Caminero y en el Hospital de Pemex en Picacho, les anunciaron que les realizarán un operativo para quitarlos, a lo que los comerciantes dicen que aceptan el reordenamiento, pero no los operativos para desaparecerles sus fuentes de empleo.

“Estas amenazas son el más vivo ejemplo de la discrecionalidad con que se manejan las actuales autoridades; no cedemos a su extorsión y nos suspenden los permisos”, expresó García Grimaldo, quien hoy sostuvo dos reuniones con el diputado por Tlalpan Carlos Hernández Mirón, con personal de la Subsecretaría de Programas Delegacionales y Reordenamiento de la Vía Pública del gobierno del Distrito Federal y con el Director General de Jurídico y Gobierno de Tlalpan, Miguel Ángel Guerrero López.

A pesar de los ofrecimientos para realizar mesas de diálogo una vez que levanten el plantón que los comerciantes tienen desde la noche de ayer, los dirigidos por García Grimaldo se negaron a irse de la explanada de la delegación porque “ya nos cansamos que siempre es lo mismo y nunca resuelven”.

Incluso, esta tarde el número de comerciantes se incrementará con la llegada de quienes van a ser retirados en El Caminero y el Hospital de Pemex.

María García Grimaldo destacó que sus representados han decidido no desalojar la explanada delegacional si antes no logran un acuerdo donde el reordenamiento y el pago de los permisos sea transparente, porque lo que está ocurriendo es “un movimiento para desplazarnos y no otra cosa”.

Las amenazas a los comerciantes de puestos fijos y semifijos que se encuentran en la “Ciudad de la Salud” fueron realizadas por los inspectores de vía pública de la delegación, con apoyo de patrullas. “No nos moverán de la explanada delegacional si no nos resuelven favorablemente; queremos pagar lo justo y de forma transparente. Nos negamos a ser extorsionados”, reiteró la dirigente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *