Calzada de Tlalpan en su tramo de La Joya a Huipulco es un caos­

Planeta Tlalpan Núm. 71, sep – 2014

  

Golpea tráiler puente peatonal en Viaducto Tlalpan y el Ministerio Público con la anuencia o la indolencia de la Secretaría de Movilidad abandona la enorme caja sobre Calzada de Tlalpan obstruyendo la vialidad de una vía primaria y poniendo en peligro a quiénes  transitan por esta arteria imprescindible para la movilidad de la región.

El percanse ocurrió el pasado 5 de septiembre y el voluminoso artefacto sigue bloqueando la vía. A solo dos cuadras de donde abandonaron la caja del tráiler se encuentra el MP Tlalpan 3, en la calle de Matamoros y Jojutla, un lugar inmundo que lleva años convertido en un corralón abierto de automóviles y camiones siniestrados, esto en pleno Centro Histórico.

 

La policía de tránsito es omisa, sería lógico pensar que una caja de tráiler abandonada en una vialidad primaria puede matar a alguien, como le pasó a un gran amigo, quien en la oscuridad de la noche estrelló su automovil y desagraciadamente falleció dejándonos desconsolados.

 

Calzada de Tlalpan en su tramo de La Joya hasta Huipulco es un caos, sobra planta microbusera, existen más de 20 rutas de micros todas en pésimas condiciones mecánicas, en las noches circulan sin luces y la policia de tránsito, no hace nada.  Las paradas que realizan los micros de la Ruta 1 a la altura del Mercado de la Flores de San Fernando son fuera de serie, desquician todo el tránsito vehicular y peatonal valiendoles gorro y pasándose por el arco del triunfo cualquier tipo de norma, reglamento o simplemente un poco de cortesía o sentido común. Por lo visto este último el más escaso en nuestras autoridades de tránsito y ni se diga de los funcionarios de la delegación que no ponen de su parte y quienes todo lo resuelven colocando “fantasmas”  color naranja en las calles y avenidas para que “no se estacionen lo coches” y sean mejor aprovechados por los franeleros de la zona.

 

¿Para que queremos policía de tránsito, si no sirve? Pareciera que solamente sirven para extorsionar al ciudadano común y corriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *