El rechazo del Congreso local a la aprobación de sus reformas desató la furia de maestros, normalistas y grupos sociales, que ayer cometieron actos vandálicos en las sedes estatales de PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y en el edificio de la Contraloría Interna de la Secretaría de Educación del Estado.

El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, dio por agotado el diálogo con la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y confirmó órdenes de aprehensión contra los líderes.

Al retirarse de la Plaza Primer Congreso de Anáhuac se desató la furia de la disidencia magisterial. Los encapuchados primero arremetieron contra la sede estatal del PAN, donde quebraron la fachada de cristal y aluminio. en la sede estatal del PRI los daños fueron mayores. A tubazos rompieron el candado de la reja perimetral del inmueble, ubicado a 300 metros del Congreso local, que ahora rodeaban policías antimotines. Tras cruzar la explanada, subieron a las oficinas y desde ahí lanzaron el mobiliario de oficinas, registros, documentación e incluso un retrato firmado del entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto.

A las 16:00 horas los maestros arremetieron contra la Contraloría Interna de la Secretaría de Educación estatal, un edificio en remodelación sobre la lateral de la Autopista del Sol, donde quemaron expedientes y muebles. Hubo quienes hallaron una caja llena de coca-colas y se las llevaron.

El Universal / Alberto Morales – Juan Cervantes. Jueves, 25 de abril de 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *