Reforma / Mariel Ibarra y Pilar Gutiérrez

Ricardo Escoto es dueño de 3 compañías dedicadas a la instalación de anuncios publicitarios, de las 48 que hay en la Ciudad.

Ciudad de México.- En la estrategia del Gobierno del Distrito Federal para poner orden en los anuncios publicitarios, un empresario tiene trato privilegiado: Ricardo Escoto Núñez.

Dueño de tres compañías dedicadas al negocio, de las 48 que hay en la Ciudad, Escoto ocupa uno de los dos lugares destinados a representantes del gremio en el Consejo de Publicidad Exterior.

Instaurado el 30 de septiembre de 2010, este Consejo es el encargado de repartir los espacios autorizados para los anuncios.

En el primer ejercicio de asignación, para la Glorieta de los Insurgentes, las empresas de Escoto acapararon el 60 por ciento de los espacios, según un acuerdo aprobado el 14 de junio.

Además, el 13 de mayo fue aceptado el ingreso de mil 331 carteleras más al padrón de anuncios autorizados, de las cuales 672 fueron para sus empresas, de acuerdo con la Gaceta Oficial.

La autorización para ampliar el padrón, el cual ya estaba cerrado, se dio una semana antes de que venciera el plazo de ley para que quienes estuvieran fuera de la lista retiraran su publicidad.

En tan sólo seis años, el publicista Ricardo Escoto pasó de ser un enemigo del reordenamiento de anuncios en la Ciudad de México a aliado del Gobierno del Distrito Federal en esta materia.

Y es que la misma Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), que hoy le da un trato preferencial en la colocación de anuncios, en el 2005 presentó contra él 21 denuncias penales por delitos como falsedad ante autoridades y fraude procesal por intentar simular actos jurídicos para hacer creer a esa dependencia la propiedad de anuncios a través de facturas falsas.

En estas denuncias, de las cuales REFORMA tiene copia, se ven involucradas tres de sus empresas: Servicios Inmobiliarios REN, Publicidad Rentable y Ad-Max Espectaculares, de las cuales en distintos momentos se coloca como representante legal.

La historia comenzó en 2003, cuando el publicista trató de buscar un amparo para proteger a sus empresas Servicios Inmobiliarios REN y Publicidad Rentable de la aplicación del Reglamento de Anuncios, primer intento de las autoridades capitalinas por reordenar los anuncios.

De estos dos procedimientos, sólo se concedió protección de la Justicia Federal a Publicidad Rentable, en el Juzgado Séptimo en Materia Administrativa, con el folio 1464/03.

Un año más tarde, el 29 de febrero de 2004, la Seduvi invitó a las empresas al Programa de Reordenamiento de Anuncios, para el cual se solicitó un inventario de anuncios y sus características.

Debido a que el amparo sólo le fue otorgado a Publicidad Rentable, el 15 de mayo del 2004 Escoto trasladó todos los activos y derechos de REN a Rentable a fin de proteger todos sus anuncios con el mismo amparo.

Sin embargo, es cuando la Seduvi comienza a realizar verificaciones a los anuncios, al detectar diversas irregularidades en el traspaso de carteleras de una empresa a otra.

Por ejemplo, en unas de las denuncias de hechos presentada por la Seduvi se indica que cuando se realizó la visita de verificación a un anuncio ubicado en Avenida Cuauhtémoc 1149 en julio del 2004, el publicista envió un escrito a la Seduvi para señalar que REN era la legítima propietaria del anuncio, acreditándolo con la factura 2863 expedida por Ad-Max Espectaculares.

Esto, a pesar de que mes y medio antes, ya había trasladado todos los activos de REN a Rentable.

“Nos encontramos ante la presunción de una conducta ilícita por parte del C. Ricardo Escoto Núñez en su carácter de administrador único de Servicios Inmobiliarios REN, al haber faltado a la verdad con relación a los hechos que motivaron la intervención ante la suscrita autoridad administrativa, con el fin de inducir al error a las autoridades para obtener la resolución a su favor o de una tercera persona incurriendo en el delito de falsedad ante la autoridad”, señaló la Seduvi en la denuncia presentada el 3 de junio del 2005.

Y el padrón va en aumento

En seis años, el padrón de anuncios publicitarios registrados en el Programa de Reordenamiento de Anuncios y Recuperación de la Imagen Urbana del Distrito Federal ha aumentado en 112 por ciento.

En los últimos incrementos dos agrupaciones se han visto beneficiadas: la Asociación Mexicana de Publicidad Exterior (AMPE), representada por José Manuel Sánchez, y la Asociación de Publicidad en Exterior (APEX), presidida por Ricardo Escoto.

Desde que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda inició con la regulación de la publicidad exterior en el Distrito Federal, en 2004, la lista de aquellos que pudieron inscribirse al programa para no ser sancionados ha presentado distintas cifras que van en aumento.

El 7 de septiembre de 2005, de acuerdo con la publicación en la Gaceta Oficial del DF, el programa aplicaría para mil 857 anuncios que cumplieron con los requisitos para participar.

Dos años después, el número casi se duplicó al llegar a 3 mil 120 carteleras, según la relación que la Seduvi entregó a los publicistas y de la cual REFORMA tiene copia.

Sin embargo, con la publicación del pasado 13 de mayo, el Consejo de Publicidad Exterior aprobó el ingreso de poco más de mil carteleras más al censo, sumando un total de 4 mil 451.

De los mil 331 anuncios aprobados, 672 fueron para empresas de Escoto.

Para Publicidad Rentable SA de CV, se autorizó la incorporación al padrón de 452 anuncios; para Máxima Vallas y Unipolares SA de CV, 2 carteleras, y para Servicios Inmobiliaros Ren, SA de CV, 62. En ese entonces, Publiwall SA de CV también pertenecía a Escoto y se le anexaron 156 anuncios.

Para la AMPE,el Consejo de Publicidad Exterior aprobó 414, repartidos en 9 empresas.

Esta modificación se dio a sólo una semana de que venciera el plazo dado por la Ley de Publicidad Exterior para que todos aquellos que estuvieran fuera del padrón “bajaran” su publicidad antes del 20 de mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *