Christian Daza / Planeta Tlalpan

Al amparo de la editorial de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la Colección vio la luz cuando el escritor, periodista y ensayista creador del suplemento “El Búho”—convertido hoy en una revista online—, cumplió 50 años como escritor en 2014. Por eso la Universidad Autónoma del Estado de México, de la que Avilés Fabila es Doctor Honoris Causa, ofrece el marco de la FUL 2015 para que esos jóvenes escritores de dicha colección ocupen un sitio en el mapa literario de nuestro país

Rene Aviles

La planeación y diseño de esta colección literaria con el nombre de René Avilés Fabila fue el homenaje que la máxima casa de estudios de Puebla le brindó “en lugar de sólo una ceremonia y un diploma como se estila comúnmente”, dijo el escritor y prologuista de la colección.

René Avilés Fabila, acompañado del poeta Dionicio Morales y de la maestra Corina Martínez, Coordinadora de Fomento a la Lectura de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, institución auspiciante y promotora de la FUL 2015 (a través de su Patronato y Conaculta), mostró orgulloso los tres primeros ejemplares, de otros tantos autores, que ya salieron de la imprenta y reveló la aparición de otros cinco que ocuparán las estanterías, justo al finalizar esta 28 edición de la FUL.

Los tres títulos son la novela “Los elefantes son contagiosos”, de Jorge Jaramillo Villarruel; el cuento “Usted quería saber”, de Ivonne Vira y “Las paredes del laberinto”, poemario de Miguel Martínez. Como puede verse, la narrativa y la poesía ocupan sitio principalísimo en su repertorio.

Cabe recordar que “El Búho” fue resultado de la irreverencia, del sentido del humor, de una actitud contestataria, rebelde. “Hicimos un periodismo distinto. Yo no escribía para Monsiváis, ni para Elena Poniatowska, ¡eran de hueva! son aburridísimos, (o eran, porque Monsiváis ya se murió, y ella sigue siendo aburrida)”, dijo mientras el Auditorio Josefina García Quintanar se llenó de la risa de los jóvenes que lo abarrotaron.

“Y eso me atrajo lectores —continuó Avilés Fabila— y un diálogo de 13 años con ellos. Llegamos a ser un punto de referencia. El Búho desapareció de manera enigmática, no me dieron tiempo a decir ‘ya me voy’; no me pidieron la renuncia, me censuraron. Y aquí viene la parte de mi lucha siempre contestaría: si a uno lo censuran una vez, lo censuran dos y cuatro y ya se fregó. Y me censuraron porque pedí la renuncia del presidente de la República, que era Ernesto Zedillo, y la pedí porque dije “este tipo es un inútil, tiene que renunciar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *