Redacción Planeta Tlalpan.

Al menos 300 familias —de cinco, ocho y hasta doce integrantes cada una— fueron desalojadas de Los Zorros, una zona que forma parte del suelo de conservación hoy devastado por las invasiones del paraje Solidaridad, en el kilómetro 8 + 200 de la carretera Picacho-Ajusco.

La madrugada del martes 14 de mayo entre dos y tres mil elementos policiacos destruyeron las viviendas ya asentadas, muchas de ellas precarias; detuvieron a cinco personas que se resistieron al desalojo, y levantaron dos denuncias a quien resulte responsable por un incendio provocado semanas atrás y por invasión de suelo de conservación.

Las preguntas a las administraciones anteriores serían: ¿Por qué, dejaron que el asentamiento creciera tanto? Este asentamiento tenía más de 6 años invadiendo alrededor de 60 hectáreas.

Al GDF y a la administración que hoy encabeza Maricela Contreras Julián en Tlalpan les preguntamos: ¿Qué plan tienen ahora que se retiren los granaderos del territorio recuperado?… Quien va a cuidar esas zonas?… ¿Qué va a suceder con otros asentamientos irregulares que presionan la región?… ¿Qué va a pasar con las familias desalojadas?… ¿Cuántos predios más en Tlalpan se encuentran en la misma situación?

Es obvio que administraciones anteriores nada hicieron por retirar estos asentamientos; al contrario, los toleraron e hicieron crecer, tal como muestran las imágenes satelitales disponibles. Se nos ocurren tres explicaciones: Negligencia, incompetencia y corrupción —usted elija, amigo lector.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *