Se busca reducir riesgos por desbordamiento del caudal y prevenir inundaciones.

Boletín de prensa

16 de julio de 2015

 

Se desplegaron cuadrillas en las colonias Pedregal de San Nicolás, Lomas de Padierna, Chichicáspatl, Héroes de Padierna, Bosque de Tlalpan y Jardines de la Montaña.

 

La Jefatura Delegacional encabezada por Héctor Hugo Hernández Rodríguez, reforzó la limpieza del cauce del Río Eslava, como parte de las acciones para prevenir y mitigar riesgos a la población vulnerable ante la inminente llegada de la temporada de lluvias.

 

Las jornadas de trabajo se desarrollan en el tramo comprendido como la subestación en la colonia Pedregal de San Nicolás, donde el caudal se desbordó en días pasados, hecho que provocó daños menores a viviendas cercanas al río.

 

Ante esta situación, el Delegado Héctor Hugo Hernández, giró instrucciones a los directores generales de Mejora Comunitaria, Obras, Servicios Urbanos, y a la Dirección de Protección Civil, para coordinar esfuerzos y liberar el cauce de basura, cascajo y residuos.

 

El Jefe Delegacional señaló que las cuadrillas trabajan en colonias como Pedregal de San Nicolás, Lomas de Padierna, Chichicáspatl, Héroes de Padierna, Bosque de Tlalpan, Jardines de la Montaña, entre otras.

 

Durante las acciones de limpieza en un kilómetro del caudal del Río Eslava, se desplegaron más de 100 trabajadores y se utilizaron dos vehículos cargadores, 30 camiones de volteo, una retroexcavadora, así como un tráiler con capacidad de 35 metros cúbicos.

 

Se desazolvó el drenaje de la calle Volcanes, donde se ha detectado la mayor acumulación del arrastre de residuos y se apoyó a vecinos en la limpieza de sus cisternas, mismas que fueron inundadas por aguas negras.

 

En total se retiraron 30 toneladas de residuos sólidos, entre los que destacaban, muebles de baño, colchones, envases de PET, bolsas de plástico, ropa, animales muertos y grasas diversas.

 

Héctor Hugo Hernández exhortó a los vecinos a no tirar basura a los caudales de ríos y conservar limpio el entorno para disminuir los riesgos por desbordamientos e inundaciones.

 

Adicionalmente se ha establecido contacto con el Gobierno del Distrito Federal, a fin de lograr un manejo integral a la problemática que enfrenta el cauce en las zonas altas, pues recibe descarga directa de drenajes de viviendas colindantes y sufre de una progresiva deforestación.

 

Cabe señalar que en sus partes altas el Río Eslava cuya extensión alcanza los 12 kilómetros, junto con el Río Magdalena, son considerados como los últimos ríos vivos en el Valle de México, por lo que al mismo tiempo que se sanea por razones de protección civil, se mejora el entorno ecológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *