El proyecto original de la Ruta de la Amistad que se mantuvo por 43 años comprendía 17 kilómetros de extensión a lo largo del periférico, estaba conformada por 19 esculturas realizadas por artistas de Australia, Austria, Bélgica, Checoslovaquia, Francia, Hungría, Israel, Italia, Japón, México, Marruecos, Países Bajos, Polonia, España, Suiza, Estados Unidos y Uruguay. La Ruta era una muestra escultórica a cielo abierto considerada la más grande del mundo, cada escultura se encentraba alejada de la otra a una distancia aproximada de 1 Km y medio.

Ubicación original de las esculturas

Enlistamos el nombre de la escultura, el escultor y el país de cada escultura (el número corresponde a la ubicación de la escultura en la imagen):

1.- Señales. Angela Gurría (México)
2.- El Ancla. Willi Gutmann (Suiza)
3.- Las Tres Gracias. Miroslav Chlupac (Checoslovaquia)
4.- Esferas. Kioshi Takahashi (Japón)
5.- El Sol Bípedo. Pierre Székeli (Francia)
6.- Torre de los Vientos. Gonzalo Fonseca (Uruguay)
7.- Hombre de paz. Constantino Nivela (Italia)
8.- Disco solar. Jacques Moeschal (Bélgica)
9.- Sin Título. Todd Williams (EUA)
10.- Reloj Solar. Grzegorz Kowalski (Polonia)
11.- México. José María Subirachs (España)
12.- Sin Título. Clement Meadmore (Australia)
13.- Muro Articulado. Hebert Bayer (EUA)
14.- Tertulia de Gigantes. Joop J. Beljon (Holanda)
15.- Puerta de Paz. Itzhak Danziger (Israel)
16.- Estación # 16. Olivier Seguin (Francia)
17.- Estación # 17. Mohamed Melehi (Marruecos)
18.- Estación # 18. Jorge Dubón (México)
19.- Puerta Al Viento. Helen Escobedo (México)
1.1.- La Osa Mayor. Mathias Goeritz (México)**
2.1.- Hombre Corriendo. Germán Cueto (México)**
3.1.- Sol Rojo. Alexander Calder (EUA)**

**esculturas fuera de la ruta de la amistad construidas en las explanadas más importantes de las sedes (palacio de los deportes, estadio olímpico universitario y estadio azteca).

En 1992, Luis Javier de la Torre González atraviesa por una etapa difícil de su vida. Con una serie de problemas personales y una pequeña hija a cuestas, toma su motoneta y decide dar un paseo por el sur de la ciudad. Envuelto en sus pensamientos, descubre una enorme y ruinosa mole de concreto y, a unos metros de ella, un casi ilegible letrero que la identifica como parte de la Ruta de la Amistad, el país de origen y la leyenda México 68. Fue un reencuentro mágico con sus armoniosos años de infancia. Se detiene a observarla y, en poco tiempo, le queda claro que esa obra forma parte de una serie de obras de arte de incalculable valor.

Investiga y se da cuenta de que no existen archivos ni documento alguno sobre la Ruta, lo que le provoca sentimientos encontrados. Por un lado, lamenta la inminente pérdida de ese patrimonio cultural, y por otro, decide emprender la titánica labor de rescatar esas piezas, apoyado en sus conocimientos en materia de diseño y artes visuales. Restauración integral y mantenimiento Para llevar a cabo su proyecto, “Salvar la Ruta de la Amistad”, elaboró y puso en marcha una estrategia que contemplaba la restauración integral de cada pieza. El segundo paso es el mantenimiento constante y de por vida de la Ruta, con sus 19 piezas originales y 3 invitadas, para que retomen su carácter de arte urbano. Un tercer punto señala la importancia de involucrar a vecinos, autoridades y empresarios en su cuidado.

La conservación es realizada a través de un fideicomiso creado para cada pieza al quedar concluida la restauración. Un pequeño grupo de mantenimiento se encarga de limpiar las obras del necio grafiti y de recoger la basura. Otro programa es Entornos en la Ruta, en el que instituciones vecinas conservan el césped y la piedra de los pisos. A más de 4 décadas de su creación ya no es la galería solitaria del 68, ahora quiere interactuar con otras formas de arte y para ello trabaja el Patronato, que cada 3 meses lava cada pieza restaurada. Las esculturas embellecen el espacio, cambian, evolucionan y se regeneran constantemente, como La Torre de los Vientos o El Reloj Solar.

La Ruta de la Amistad es el legado, de que en esta ciudad se realizaron unos Juegos Olímpicos en 1968. Así como otras ciudades hacen parques olímpicos o colocan algún monumento. A pesar que Después de 40 años se conservan todas las esculturas originales casi todas estaban muy dañadas y algunas casi destruidas. Algunas por vandalismo y otras por puro abandono sin mantenimiento. Pero se emprendió un proyecto con instituciones privadas para rescatarlas y reubicarlas por la construcción del segundo piso del periférico, no todas quedaron con sus colores originales, pero después de 40 años les sientan bien sus nuevos tonos.

Texto e imágenes Planeta Tlalpan,

Mapas de reubicación de Patronato Ruta de la Amistad A.C.

 

No hay comentarios

  1. Mis respetos para el Sr. Luis Javier de la Torre. El trabajo que ha realizado demuestra un gran compromiso por nuestra ciudad y su patrimonio cultural.

  2. Un patronato corrupto e inexistente, es imposible localizarlo dentro de las donatarias autorizadas. Estas personas permitieron la reubicación sin defender la declaratoria de monumentos que darían el presupuesto federal para su conservación y difusión, ahora vendidos a los intereses de CAV y el segundo piso. Gracias a su ineficacia se roban las esculturas de los lugares originales para adornar obras de cuota desvirtuando su concepto urbano original. Sin contar que no cuentan con los permisos requeridos por el INBA para ese tipo de reubicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *