Reforma / Alfredo Páez

Empresas como Megacable, Izzi, Maxcom y otras ocupan las instalaciones de la Comisión para tender sus líneas, y el cable que les sobra lo cuelgan en rollos que sobresaturan las estructuras de concreto.

Empleados de la CFE señalaron que los postes no deben tener más de tres líneas externas a las de la Compañía, pues cada una pesa unos 80 kilos entre poste y poste.

REFORMA realizó recorridos con los técnicos y constató que llegan a colgar hasta ocho líneas distintas a las de la Comisión lo que, si se suma el transformador, aumenta el peso interpostal hasta 940 kilos.

De acuerdo con los manuales de CFE, un poste de baja tensión mide 9 metros de alto, y los de media tensión, entre 12 y 15 metros, ambos hechos para soportar un peso vertical de 500 kilos.

Por ejemplo, en Insurgentes y Loreto, en Álvaro Obregón, se constató que hay nueve líneas externas de cables, al igual que en Miguel Ángel de Quevedo y Universidad.

David Baltazar, presidente del Colegio de Urbanistas del DF, señaló que no hay una regulación para las cableras y que, por el sobrepeso, los postes son más vulnerables y pueden caer con facilidad cuando un camión arrastra un cable colgado o si un auto se impacta contra él.

REFORMA solicitó a la CFE información sobre si el uso de los postes por empresas privadas representa un ingreso para la compañía, así como las medidas de seguridad que se implementan para evitar la caída de los objetos, pero, no se obtuvo respuesta.

 

Urgen regular cableado

El cableado aéreo colocado por las compañías de fibra óptica en la Ciudad representa un peligro para automovilistas y peatones.

Durante un recorrido en compañía de REFORMA, David Baltazar, presidente del Colegio de Urbanistas del DF, constató que sólo la punta de los postes de luz de 15 metros de altura son usados por los cables de la CFE, mientras que a la mitad del poste se pueden observar hasta ocho líneas de cables de empresas privadas que ofrecen servicios telefónicos o de cable.

“No hay una regulación para las compañías cableras y es necesario que exista una, los rollos que dejan en los postes provocan que se vayan de lado, un poste puede soportar hasta 500 kilos de peso muerto, pero no soporta más de 200 en un tramo interpostal.

“Cada línea de cable pesa entre 80 y 100 kilos, si le sumamos el peso del transformador más los cables de la CFE estamos hablando de que sí hay más de mil 200 kilos entre poste y poste”, estimó Baltazar.

De acuerdo con las especificaciones técnicas de los postes de concreto fabricados por la empresa Cooperativa Rural de Electrificación LTDA, los postes de 14 metros usados para media tensión aguantan hasta 400 kilos.

El urbanista señaló que la CFE implementó un programa para asegurar los postes que se encuentren en cruceros peligrosos, se trata de colar cemento en un tambo alrededor del poste.

Esto con el fin de que los automóviles que lleguen a chocar con las estructuras, resulten con el menor daño posible.

“Resultó más eficiente el colocar postes de cemento, pero muchos de los choques van a parar ahí”, dijo Baltazar.

Sin embargo, sugirió que las compañías cableras deben de colocar sus líneas en el subterráneo para evitar una saturación de cables, que además de ensuciar la imagen urbana resultan un peligro para los peatones.

El 29 de julio pasado, un camión derribó cuatro postes en Polanco luego de jalar los cables que estaban atorados a una rama de un árbol.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *