Metro / Eduardo Sierra. P 9 Ciudad

Suman tres balconeados en menos de seis meses

En menos de 6 meses, METRO documentó tres casos de negocios de venta ilegal de gas LP a través de pipas, incluido el de la Colonia Zapotitla, en Tláhuac.

El 15 de febrero, se evidenció el primero de estos casos.

En el paradero Huipulco, microbuseros de rutas como la 1,13, 26, 69 y 70 no tenían que abastecerse en una estación de carburación, sino que podían hacerlo durante las noches con una pipa que operaba en la clandestinidad.

Se trataba del autotanque con número económico 16, rotulado con la razón social Gas Tomza SA de CV, que se instalaba en el camellón entre la salida del paradero a Viaducto Tlalpan y la Calle Acoxpa, donde hacían fila las unidades.

El 1 de julio, se publicó que dos pipas de Gas LP despachaban el carburante en dos puntos separados uno del otro 500 metros, sobre la Carretera Federal Xochimilco-Oaxtepec, dentro de Xochimilco, casi en los límites con Milpa Alta, aproximadamente en el kilómetro 16.

Lo hacían en casetas de lámina, y sin ninguna medida de seguridad a pie de la carretera federal, a microbuseros de las rutas 20 y 81, principalmente, y también a particulares.

Una pipa portaba logotipos de la empresa Gas Urbano y la otra de Gas Garza Sur, ambas asentadas en el Estado de México.

Con la de Zapotitla, es la segunda vez que Gas Urbano está involucrada con la venta ilegal de gas LP.

El Reglamento de Gas LP de la Secretaría de Energía federal señala, en su Artículo 58, que los distribuidores de gas LP deberán abstenerse de comercializar, vender o entregar el combustible fuera de las estaciones para carburación, y que tampoco pueden rellenar los cilindros transportables.

“Las pipas no pueden surtir vehículos en un terreno baldío, no tienen la seguridad requerida, cualquier chispa puede provocar una tragedia”, MIGUELTAPIA Director de Central de Fugas desde el segundo hallazgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *