Hasta hace unos meses todos eran familia, comían en la misma mesa, sin atragantarse, esperando cada quien su turno para ocupar la silla principal y, mientras ese momento llegaba, se sentaban en alguna curul a seguirse preparando para el gran día. Pero como en toda familia política, cuando los interesesVER MÁS