Reforma / F. Bartolomé. P 14

Templo Mayor

** Cuentan que Emilio Chuayffet anda como la zarzamora: llora que llora por los rincones.

La desazón del secretario de Educación Pública obedecería a que, supuestamente, le están haciendo el vacío.

Y obviamente no los miles de maestros que lo tienen rodeado, sino sus propios compañeros de gabinete presidencial.

Pese a la alta estima que le tiene el presidente Enrique Peña Nieto, al parecer los bonos de Chuayffet no están en su mejor momento debido a que el problema de la CNTE se convirtió en una auténtica crisis.

De ahí que no habrá vuelta de hoja y al titular del sector educativo lo mantendrán marginado de las negociaciones y las decisiones que se tomen en los próximos días.

De hecho, hay quienes afirman que no sería raro que el mexiquense comenzara a quejarse de algún repentino mal, por aquello de que siempre es bueno tener a la mano “un motivo de salud”.

** Por cierto que en los tironeos, ¡perdón!, en las negociaciones entre el gobierno y la CNTE los que no están muy conformes son los perredistas.

En especial el diputado Miguel Alonso Raya, quien supuestamente era el puente con el movimiento magisterial, pero al cual, según dicen, lo están dejando colgado.

La queja de la gente del PRD es que el subsecretario de Gobernación, Luis Miranda, actúa como si fuera… ¡el líder de la CNTE!
¿Por qué? Porque les dio cuerda, les dio foros, les dio dinero ¡y ya no lo pelan!

** En chino, bueno, en turco estuvo el problema que tuvo que resolver José Antonio Meade.

El canciller se vio obligado, tras su gira por los Países Bajos, a volar pero de volada a Ankara.

Le urgía llegar para explicarle al gobierno del presidente Abdullah Gül que, bueno, no lo tomara a mal pero Enrique Peña Nieto no podrá acudir a la cita planeada para el lunes próximo.

Un desaire nunca es fácil de explicar, pero por lo que se comenta en la Cancillería, los turcos fueron bastante comprensivos.

Lo más difícil para Meade debe haber sido encontrar la mejor manera de traducir términos como CNTE, rechazo a la evaluación, atraso educativo, bloqueos, barricadas y broncón.

** Más de uno arqueó las cejas en señal de sorpresa y extrañeza cuando escucharon la puntada que se aventó el gobernador Aristóteles Sandoval en la celebración del adulto mayor en Jalisco.

Entre los 13 premiados estaba Cipriano Ávalos, de Ayutla, quien tiene 100 años y ha procreado media docena de hijos, unos 50 nietos, un centenar de bisnietos, y hasta ahora 33 tataranietos.

Al entregarle el reconocimiento, el mandatario estatal, asombrado por la descendencia de don Cipriano, le dijo: “¡Páseme la receta!”.

Y ooobviamente, lo dicho por Sandoval provocó risas y cuchicheos entre los asistentes. Nomás faltó que alguien le explicara que las abejitas llevan el polen…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *