Tlalpan, la contienda electoral
Más de lo mismo ya no ¡Por favor!

De cara al 6 de junio la pregunta que me asalta es ¿Ya estamos suficientemente hartos de gobiernos morenistas en Tlalpan? 

Excepto Gabriela Osorio, conozco a los contendientes hace muchos años, Héctor es mi amigo y Adolfo es una buena persona, ambos están siendo utilizados, ya qué en los hechos están trabajando a favor de Morena, sea consciente o inconscientemente.

No les alcanza para ganar y lo saben, pero si les alcanza para dividir el voto y aumentar las probabilidades de que gane Morena con Gabriela. Cabe aclarar qué, para efectos políticos, Gaby representa a Claudia Sheinbaum en Tlalpan y de cara al 2024 eso es algo relevante.

Hoy asqueado veo que estamos viviendo alianzas antes impensables, cómo Llubere apoyando a Pedro Haces Barba, o peor aún Claudia Sheinbaum siendo cómplice de facto de tal aberración ideológica.

Dónde pudieran estar las razones, no sé, pero recuerden que Claudia es compañera de luchas y amiga de Llubere, Pedro Haces Barba es dueño de FxM, y Dante Delgado Ranauro del MC , ambos son personajes que han sabido ser parte del sistema que nos tiene en la indefensión política, ambos son hombres que siempre han sabido venderse bien al postor adecuado, sin importar consideraciones ideológicas.

Como ven, salvo quien no quiera o no pueda ver, la única alternativa para no votar por Morena en Tlalpan es apoyar la alianza que encabeza Alfa González Magallanes, sin importar si empatizamos o no con los partidos de la alianza. Lo demás es Morena.

Por supuesto que nadie, ninguno de ellos, puede hablar de morales superiores ni de honestidades valientes, no caben en política, salvo que quieran parecerse a Pinnochio, el de las mañaneras.

Y ya ni llorar es bueno…es lo que hay, es el sistema corrupto que tenemos y así hay que salir a votar para equilibrar (congresos, estados municipios y alcaldías), ello mientras encontramos la manera de acabar con la farsa que representan periódicamente los integrantes del podridísimo sistema de partidos (la verdadera mafia del poder), aquellos que en realidad nunca nos preguntan, realmente, quiénes debieran representarnos. Por eso siempre son los mismos ¿O no se han dado cuenta?

PD. También sería bueno que la anulación responsable y consciente comience a articularse para hacer saber a la Nomenklatura que estamos despertando.

 

Marco Antonio Gil/9 de abril de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *