En el siglo XVI, después de la conquista se fundaron algunos pueblos de Tlalpan, esta labor durante la época del virreinato estuvo a cargo principalmente de la orden de los dominicos, quienes se ocuparon de concentrar los asentamientos dispersos de la población y congregarlos en espacios más reducidos en torno a un templo católico para controlar y evangelizar a los pobladores.  Por ello, fue una constante la construcción arquitectónica durante la dominación española y se desarrolló en varias etapas:

1ª. La conquista y evangelización en Tlalpan (Parroquia de San Agustín de las Cuevas, Parroquia de San Miguel Arcángel, Parroquia de Santo Tomas Apóstol, siglo XVI);

2ª. Segunda evangelización y la llegada de las órdenes religiosas a Tlalpan (Parroquia  de Santo Tomás Apóstol, Parroquia de San Andrés Apóstol, Capilla del Calvario, Capilla de San José, siglo XVII);

3ª. Época colonial (Capilla de La Magdalena, Parroquia San Pedro Verona, Oratorio de Amaxalco, siglo XVIII) y;

4ª. Edad moderna (Capilla de las Capuchinas Sacramentarias (Barragán) y Capilla Divina providencia, siglos XIX- XX).

Consumada la Conquista, ya durante el virreinato la región de Tlalpan quedó sujeta al corregimiento de Coyoacán y se le dio el nombre de San Agustín de las Cuevas. Tlalpan y otras poblaciones del sur de la cuenca del altiplano, se convirtieron en sitios de recreo para los habitantes de la ciudad de México desde finales del siglo XVII. Lo gente con recursos modestos organizaba días de campo mientras que los ricos construían suntuosas fincas con jardines y huertas. Entre ellas, podemos ver aún la Casa Chata y la que también fuera Casa del Marqués de Vivanco y la del Conde de Regla.

La primera orden religiosa que inició la evangelización de los naturales fue la de los franciscanos a quienes sucedieron los dominícos. San Agustín de las Cuevas se convirtió en cabecera de doctrina a partir del siglo XVIII.

Durante el período de la independencia, se establece en la Constitución de 1824 la división territorial del país en entidades federativas quedando Tlalpan (antes San Agustín de las Cuevas) dentro del naciente Estado de México. Fue en los primeros años de gobierno cuando se le devolvió su antigua denominación de Tlalpan, se construyó la Casa de Moneda, se establecieron la imprenta, el museo y el Instituto Literario, antecedente de la actual Universidad Autónoma del Estado de México.

En 1831 se construye la fábrica de hilados y tejidos La Fama Montañesa, poco después la de San Fernando. En 1855 Tlalpan se incorpora al Distrito Federal  y en 1869 empezó a dar servicio el ferrocarril a Chalco que terminaba su recorrido en Tlalpan.|

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *