La zona declarada Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad se pierde ante el avance de asentamientos irregulares. Foto Alfredo Boc 

Más por más / Alejandra Crail

17 de marzo de 2015

Tener la declaratoria de Área Natural Protegida y ser considerada Patrimonio Natural de la Humanidad no ha sido suficiente para resguardar a la zona lacustre de Xochimilco. Es posible comprar terrenos por 480 mil pesos.

 

“Esta es una colonia en formación”, explica el hombre que muestra un terreno en venta de 155 metros cuadrados, en Amalacachico, asentamiento urbano de la zona chinampera.

 

Desde 1987, esta zona es considerada Patrimonio Mundial Cultural y Natural, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Además, en 1992, fue declarada Área Natural Protegida, por ser zona prioritaria de preservación y conservación del equilibrio ecológico.

 

Video: Xochimilco: área natural desprotegida

[youtube]Ihttps://youtu.be/0mzZU5OsL1s[/youtube]

En teoría, por todas estas declaratorias, está prohibido urbanizar la zona. Pero en las nueve mil hectáreas de Amalacachico hay, al menos, 208 viviendas y una población de mil 600 personas, según el Plan Delegacional de Desarrollo Urbano (PDDU) de Xochimilco.

 

Y Amalacachico es sólo uno de los 30 asentamientos humanos irregulares que la delegación tiene identificados en la zona chinampera, donde se han contabilizado hasta tres mil viviendas, construidas sin que ninguna autoridad (delegacional o del gobierno del DF) lo impidiera.

 

Entre los asentamientos irregulares que tienen poco menos de 20 años de existencia, sobresalen Amealco, Pista Virgilio Uribe, Santa Rosa Chililico y Toltenco con sus nueve secciones.

 

En estas zonas no sólo hay casas construidas con cartón y lámina, también se miran residencias de tres pisos, con jardines y vista al área lacustre de Xochimilco.

 

La colonia Barrio 18 está fuera del perímetro decretado como Área Natural Protegida. Claudia Zenteno llegó a esta colonia, dos años después del decreto.

 

Al construir su casa buscó que desde el ventanal principal se pudieran mirar los canales de agua de la Laguna Ciénaga, rodeados por los sembradíos de la zona chinampera.

 

Por ese ventanal, Claudia observó la transformación del panorama: lo verde se pintó de gris. La zona protegida se convirtió en un laberinto de cascajo, lámina y tabique.

 

En 1998 —asegura Zenteno— sólo había ocho asentamientos irregulares; la mayoría ocupados por la familia Pantoja, quienes decidieron levantar sus casas en la parcela que se quedó sin sembrar, cuando falleció el esposo de Guadalupe Pantoja. La venta de terrenos comenzó desde entonces.

 

Desde 2009, Nancy y Matías Rodríguez Pantoja, hijos de Guadalupe, están presos acusados de “incitación a la ocupación de suelo de conservación”. Aun así, la expansión de los asentamientos humanos continúa.

 

Por eso, Claudia presentó una serie de denuncias contra las autoridades por la violación del derecho a un medio ambiente sano.

 

Por su activismo, ha recibido amenazas: “Hemos sufrido de todo: desde que nos quiten la luz hasta situaciones en donde han puesto en riesgo nuestra seguridad. Pero aquí seguimos denunciando y defendiendo esta zona”.

 

Área verde sólo en el mapa

 

El terreno de 155 metros cuadrados que está a la venta en Amalacachico se ubica en el número 17, de la calle Prado, cuarta sección. En el Sistema de Información Geográfica del Distrito Federal ni la calle ni la colonia existen. En el mapa aparece como un área verde, lo cual está muy alejado de la realidad.

 

Las cuatro secciones de Amalacachico, de acuerdo con el Plan Delegacional de Desarrollo Urbano, se formaron a principios de 2002. Mapas satelitales muestran cómo la reserva natural pierde terreno ante el avance de la mancha urbana.

 

Hace más de 11 años, Rosa T. compró el terreno donde vive, desde entonces, con su esposo, hijos y nietos. “No somos paracaidistas,   dice Rosa— Todos los que vivimos aquí pagamos por nuestras casas… En ese entonces, pagamos parte con un coche y otra en cinco pagos en efectivo. Sólo firmamos un papel en donde el dueño dice que nos cede el terreno”.

 

Rosa y otros habitantes de Amalacachico aseguran que sus terrenos se están regularizando y como prueba muestran las hojas pegadas en las puertas de sus casas, las cuales les entregaron después de un desalojo en 2002. Esas hojas tienen un folio, el logotipo de la Delegación Xochimilco y en ellas se puede leer: “Gobierno del Distrito Federal, Dirección General de Jurídico y Gobierno. J.U.D. de Regularización Territorial y de la Tenencia de la Tierra”.

 

Máspormás buscó la postura sobre el tema en la delegación Xochimilco, pero no obtuvo respuesta.

 

Así han crecido los asentamientos urbanos en la zona lacustre de Xochimilco:

 

1989

2000

 2009

 

 

¿POR QUÉ ES PATRIMONIO MUNDIAL?

 

* La zona tiene un valor universal estético y científico, tiene especies amenazadas, como el charal del Valle de México y el ajolote.

 

* La Unesco señala que la obligación del gobierno mexicano es adoptar una política encaminada a la protección del área y adoptar las medidas jurídicas, científicas y técnicas necesarias para lograrlo.

 

IMPORTANCIA ECOLÓGICA

 

La zona lacustre de Xochimilco es representativa del manejo hidrológico de la cuenca sur oriental; sobresale porque ahí se desarrolla un sistema único de cultivo en el mundo. Por sus características morfológicas y geológicas, constituye una de sus más importantes reservas biológicas.

 

– See more at: http://www.maspormas.com/principal/xochimilco-area-natural-desprotegida#sthash.vvuspq3n.dpuf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *